La realidad de los integrantes de bandas de rock

Admítelo, el rock es uno de esos géneros que puedes amar con toda tu alma, o que lo puedes llegar a odiar irremediablemente, pero si hay algo cierto es que es un ritmo que no pasa desapercibido entre sus oyentes.

No se trata de un ritmo estándar, sobre todo porque cada banda ha sabido darle un toque particular, de modo que se propician nuevos subgéneros y variantes en este estilo musical.

Eso tiene una influencia marcada en el público, que finalmente llega a idolatrarles, aunque esto no depende del género musical, ya que músicos con otros estilos provocan este efecto en los fanáticos.

Ser integrante de una banda de rock no es tarea sencilla, por lo que una nueva realidad les arropa y deben ser muy sabios para sortearla a través de las distintas formas, que digamos, éstas son las más frecuentes.

Detalles de la residencia

Muchos de estos integrantes ofrecen detalles mínimos de su lugar de residencia, pues más allá de que sean figuras públicas, existe algo que se llama vida privada, y eso es sagrado para cualquier persona.

Esto significa que las medidas de seguridad de sus hogares deben ser óptimas, de modo que los cerrajeros que contratan deben instalar equipos especializados para garantizar una correcta vigilancia.

Todas las bandas de rock sin excepción tienen esta clase de previsiones, pues vivimos en una época en la que todo se puede saber, gracias al morbo de los fanáticos o detractores.

Amable, pero hasta cierto limite

El impulso que tienen los fanáticos hacia cualquier integrante de una banda de rock, es pedirle un autógrafo o una foto, pero en ocasiones la reacción del icono rock, puede ser desalentadora para un fan.

Ese cantante de rock no conoce al fan, así que es una reacción natural el que no sea efusivo recibiendo a un fanático ansioso, pero digamos que a esta cantante le toca acarrear con esa carga de ser amable.

Hay quienes la amabilidad les fluye naturalmente, mientras que a otros no, pero si no son amables eso puede generar reacciones diversas en las redes por lo que irremediablemente les toca asumir una postura “amable”, a fin de conservar su público.

Lidiar con la fama

La fama es uno de los vértices más peligrosos que una banda tiene que atravesar, ya que las giras, la cantidad de conciertos, grabaciones y demás cosas generan estrés en estos músicos.

Digamos que les sucede como a cualquier empleado de oficina, pero su estrés es 1000 veces más poderoso, ya que entretener al público y lidiar con él, es una carga que desgasta a cualquiera, por lo que muchos aunque no todos, inciden en el consumo de sustancias.

Se requiere de mucha inteligencia emocional para que los cantantes puedan salir a flote en ese mar de la fama, ya muchos mueren en el intento, tratando de sobrevivir a ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *