La crónica de la detección del suicidio de Chester Bennington

Es increíble la revolución que ha generado la muerte de uno de los mejores vocalistas del rap metal y otras fusiones, durante la última década.

Estamos hablando de Chester Bennington, que para quienes no dominan la temática de las bandas de rock, era el vocalista de Linkin’ Park, el cual fue encontrado muerto en su apartamento de Palos Verdes Estates en California.

Lo curioso de esto no es que haya practicado el suicidio, sino que haya muerto en circunstancias similares a las de Chris Cornell, también cantante de la banda Soundgarden, teniendo en cuenta que ambos eran muy buenos amigos.

Se sabe que Bennington quedo muy sentido a raíz de la muerte de Cornell, pero los expertos en psicología señalan que los suicidios no se dan por una sola circunstancia, sino que es una serie de eventos que arrastran a la victima de suicidio desde la infancia.

En todo caso, hablemos un poco más del porque una muerte como la de Chester Bennington es más notoria que la de un ciudadano cualquiera.

El hallazgo del cuerpo inerte

Debemos estar claros que, cualquier celebridad aunque respire, viva y sienta al igual que nosotros los no famosos, nunca pasara desapercibida ni aun después de su muerte.

Sobre todo en el caso de Chester Bennington que tenía un cronograma de conciertos, giras y eventos relacionados con el lanzamiento del último disco de Linkin’ Park.

Ya parecía sospechoso que Bennington no se reportase a sus actividades cotidianas, lo que origino que sus representantes iniciasen su búsqueda, preparándose para lo peor.

Posiblemente las autoridades policiales, acompañadas de un cerrajero forense se dieron a la tarea de forzar la cerradura, para encontrarse con un escenario bastante penoso.

El cuerpo de Chester Bennington yacía colgado en circunstancias extrañamente similares a las de su amigo Chris Cornell, el 20 de Julio del presente año, correspondiente al cumpleaños número 53 de Cornell.

Las razones del suicidio

Quizás las autoridades policiales y cerrajeros en eixample no pensaron que iban a encontrar ese suceso, o a lo mejor sí, no lo sabemos, pero si hay algo cierto es que el suicidio de Bennington había venido posponiéndose, y solo hacía falta un evento que propiciara su temprana ida.

Chester Bennington tuvo una infancia y adolescencia tormentosa producto del divorcio de sus padres, y de la violación por parte de un hombre mayor, lo que fomentó que se refugiase en la música, y en el consumo de alcohol y drogas.

Quizás tuvo razones por las cuales seguir luchando, pero lamentablemente el alma de Chester Bennington era demasiado frágil para soportar los embates de este mundo.

Ojala Bennington hubiese sabido apreciar el valor de la vida tal como lo hacía Roy, el Androide de Blade Runner, cuyos momentos antes de morir se perdieron en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.

Es increíble ver como una vida se evapora, más allá de las ganas de vivir que tengas, o las que no. Esperemos que no tengamos que evidenciar la muerte de un cantante durante un buen tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *